jueves, 24 de diciembre de 2009

Movie # 30 & 31 Bonjour tristesse (1958) y Lilith (1964)

Sobre Jean Seberg, "La Petite American"

"Pero no podría entender que no puedo sentir nada en lo que pueda interesarse, porque estoy rodeada por un muro, un muro invisible hecho de recuerdos que no puedo olvidar... "

Divagé un poco en la estructura de este post; aunque vi ambos films no podia escribir sobre ellos por separado, porque a mi modo de ver Cecile es Patrice y esta es Lilith y todas son Jean Seberg. Por eso no podia solamente hablar de un solo film sin mencionar el otro.

Creo que puedo entender el asombro de aquellos jóvenes franceses de "Cahiers du cinema" cuando se deslumbraron desde el primer plano en el que sale la protagonista. Personalmente me fascinó (uso poco esta palabra,) el plano donde Jeane mira a cámara mientras baila con un hombre más en su lista y vemos como su personaje tiene esa dualidad entre dulce, algo infantil y siniestra; de alli es la frase del principio de este post, de la voz en off de Cecile en Bonjour Tristesse.

bonjour tristesse

Debo apropiarme de las palabras que Trufautt uso para describir a Jean; que considero no sólo sirven para "Bonjour Tristesse" sino en "Sin aliento" (o Al final de la escapada) y "Lilith":
Cuando Jean Seberg sale en pantalla, que es todo el tiempo, uno no puede ver nada más. Todos sus movimientos son agraciados, cada mirada es precisa, la estructura de su cabeza, susilueta,su andar, todo es perfecto, esta clase de sex apeal nunca habian sido vistos en la pantalla.
(...) Jean Seberg carga todo el peso del film en sus pequeños hombros."

Y es que primero, hace algo más de un año habia visto "Sin aliento". Justo cuando creí comprender todo acerca de ese film, al ver Bounjour tristesse me di cuenta que no comprendía nada y es que desde ahora para mi, cecile es Patrice que se cambió el nombre y decidió tontear con Belmondo hasta el (ahora al ver Bonjour Tristesse que fue filmada un año antes o dos que el film de Godard) no tan inesperado final.

Execelente el manejo de Otto Preminger del blanco y negro para retratar la perdida de la inocencia, la depresión y por que no el existencialismo, mientras se reserva el uso del color para todo lo contrario, y para mostrarnos un verano que nuestra protagonista nunca olvidará.

Hay tanto que decir sobre este film con la espectacular Deborah Kerr en el papel de Anne y cuyo trabajo es tan sútil que incluso deja mejor parada a la Seberg; porque es facil lucirse un personaje como el de Jean, lo dificil es ser la contraparte y arreglarselas para ser recordada.

David Niven encarna excelentemente a un padre de vida ligera que tiene acostumbrada a su hija a muchas damas de compañía y a una relacion bastante edípica con la misma. El espectador duda si es la hija, la hijastra, la novia y que pasa cuando una mujer llega de verdad para "interponerse" entre ambos, todo desde la maliciosa y consentida mirada de la hija.

lilith

Si de malicia hablamos; ¿qué decir finalmente de Lilith de Robert Rossen?. El babilónico, mesopotámico y hebreo tambien si se quiere mito de Lilith adquiere varias formas pero basicamente concuerda en que se trata de la primera mujer creada por dios, a su imagen y semejanza (como adán) y que no soportó que Adán la controlara (al ser su igual) y se fue por decision propia del paraiso para convertirse (parte del mito obviamente escrita por los hombres) en una maliciosa bruja, un demonio.

Ahora bien, no uno no se sienta y espera a ver Constantine o la típica lucha contras las fuerzas demoníacas con este perturbador film, mas cercano a tal vez a David Lynch que el típico film hollywoodense de los sesenta. Resulta perturbador porque la Seberg encarnando a Lilith (una mega evolucion de Patrice, mas maliciosa y terrible) ya no sólo manipula hombres sino tambien mujeres e incluso niños.Su personaje sin duda es terriblemente inabarcable por el espectador, que se queda con la duda de si ella realmente desea que todos mueran por ella, si goza jugando con las mentes de las personas o si verdaderamente lo unico que quiere es ser venerada (porque para Lilith ser amada no es suficiente) pero no calcula las pasiones desenfrenadas que genera o tal vez, solamente es una pobre loca ezquizofrénica en un manicomio. ¿Es un demonio o es tan sólo una enferma y frágil mujer?, porque como nos hace saber el personaje de la Dra Brice, " de algun modo, la locura parece menos aterradora en un hombre que en una mujer".

Eso es todo por hoy amantes de la pantalla grande!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!