lunes, 28 de diciembre de 2009

Movie # 38 Hello Dolly! (1964)

En los días grises y lluviosos donde pinta la melancolía tengo la tradición de ponerme un musical. En mi lista de musicales para los días grises y lluviosos donde pinta el bajón se encuentran “Cantando bajo la lluvia” y “Un americano en París”, nada mejor que Gene Kelly con su sonrisa picarona y bailando como un loquito para sentirme mejor.

Hoy no estuvo tan gris, ni tan melancólico, de hecho creo que siempre busco cualquier excusa para ver algún musical más que se sume a mi lista de films. Si bien en este, Gene Kelly no actúa, el tiene el trabajo de dirigir todo el circo.

Desde mi infancia (por mis familiares tan locos como yo) tuve acceso a este tipo de films y sobre todo a la discografía de “La Streisand”; Vi Yentl, Funny Girl, The Mirror Has two faces, repetidas veces como para no sentir admiración por las habilidades vocales, actorales y direccionales de la Sra. Protagonista de este film por lo que no me voy a extender en lo genial que es. Sin embargo, no se por que había pasado por alto Hello Dolly!, hasta que ví Wall-e donde este film se usa o mejor dicho un personaje del film, se usa para metaforizar sobre el significado del amor. Desde entonces me dije que tenía otro motivo mas para verla si o si.

No se que decir al respecto, desde mi perspectiva, el género musical es conflictivo para muchos sobre todo para los hombres. Supongo que el musical es tan conflictivo para algunos como para mi lo son las películas de guerra o los filmes de mafiosos.
Lo que sí puedo es hacer una lista de los motivos que tenia para verla y disfrutarla:

Photobucket1- Me gustan las películas en donde los personajes cantan. No cantan porque si;lo hacen porque dentro de un universo llamado cine, en una galaxia llamada género, los habitantes del planeta “musical” suelen cantar, porque así es su realidad: cantan sus fantasías, cantan sus díalogos y en ocasiones acompañan esas canciones con coreografías elaboradas que no están demás porque NO SE PUEDEN SACAR LAS CANCIONES DE UN MUSICAL PARA CONTAR LA HISTORIA, HISTORÍA Y MÚSICA SON UNA. Así que si queres ver al barbero matar gente, a María cruzar los Alpes o a Gene Kelly lidiar con el cine sonoro, aguántate que canten porque en el planeta donde ellos viven es lo que se hace.

2- Las grandes producciones de Hollywood, filmadas en grandes decorados, con vestimentas de época y muchas extravagancias que ya no se ven de la misma manera.

3- A la Streisand cantando junto a Louis Armstrong. Y a la Streisand en lo que sea.

4- Las tramas simples, donde sorprendentemente, la gente termina felíz, todo es completamente irreal y donde no tengo que pensar que cosa quiere expresar el director del film, en otras palabras a veces un poco de frivolidad viene bien.

5- Por wall-e, para entender por que eligieron el personaje que eligieron citar, el momento que eligieron citar, y a que viene todo.

6- Porque los musicales aunque terminen mal, muy mal o bien muy bien, generalmente dan alegría. El único musical que es malo es aquel que no hace querer cantar o bailar (por un segundo aunque sea) al espectador, y el que esta mal escrito, mal dirigido o es cualquiera de los últimos musicales estrenados en Hollywood desde el 2000 excepto Moulin rouge!, Sweeney Todd ( y porque hoy estoy bondadosa se podría llegar a salvar un poquito Across the universe).

7- Finalmente porque como dije en el post de “Last Days” todavía prefiero pagar por emociones falsas, y los musicales son para mi una máquina del tiempo directa a mi infancia cuando veía el mundo con otros ojos, tal vez más parecidos a los de Wall-e, aunque quizá menos robóticos.


Esto es todo por hoy amantes de la pantalla grande!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!