viernes, 15 de enero de 2010

Movie # 52 Un homme et une famme (1966)

Finalmente después de mucho tiempo pude ver este film. Creo que si no lo hubiera visto ahora no lo hubiera apreciado tanto. Si no hubiera visto antes Hiroshima Mon amour, Jules et jim, À bout de souffle, The way we where, Before Sunrise, etc y si no hubiese tenido el final que tuvo me hubiese gustado menos de lo que me gustó.

un homme et une famme


A lo que me refiero es que no es Godard, no es Trufautt, no es Resnais, es Lelouch y aunque no son lo mismo, cuando se ponen a hablar sobre un hombre que conoce a una mujer y viceversa tienen ese “je ne sais quoi” que en el fondo todos sabemos que es.
Nunca vi mejores personajes femeninos como los que me encuentro viendo últimamente, en su mayoría en cine de autor. Me sorprende la habilidad de estos hombres de tener personajes femeninos tan fuertes y bien estructurados, tan bien estructurados que uno los siente reales.

Bergman tiene su visión de la mujer y lo cierto que estaba mas que obsesionado con las relaciones que mantienen las mujeres entre si, ya sean amigas, hermanas o conocidas casuales. A los ojos del hombre para la mujer es más fácil ser “cruel” o rechazar un momento de felicidad pensando en el futuro. Para Godard las mujeres son realistas, si traicionan, lo hacen porque no son románticas incurables, son cosas que pasan y hay que pensar en su propio futuro; para Trufautt las mujeres son impulsivas, tormentosas y frágiles al mismo tiempo; quien sabe porque son como son o hacen lo que hacen; dicen si cuando quieren decir no, y dicen no cuando quieren decir si, pero los hombres no pueden vivir sin ellas aunque mueran en el intento.

Tal vez estoy exagerando un poco, la verdad que no se si es tan así como digo pero lo cierto es que su personajes suelen parecer tan buenos en algunos aspectos porque lograron quitarle el elemento meloso al asunto, lo despojaron de la visión edulcorada que vendía Hollywood como amor romántico, se acercaron mas a la realidad y al hecho de que por una historia que termina bien miles de otras no, que en verdad no existen finales felices sino momentos felices y que nada concluye con un para siempre a menos que sea con la muerte.
Volviendo a Lelouch, de quien ya me hice fan solo por haber recorrido Paris en 9 minutos arriba de un Mercedes Benz, diré que no abundan los diálogos ácidos, ni las voces en off; que se escribio a al mismo en ambos personajes: ella directora de cine, el corredor de autos.
Las palabras sobran para describir cuan bello, encantador, divino, bien realizado e interesante es este film: la banda sonora es maravillosa y desde el momento que escuchas el leit motiv no te lo podes quitar de la cabeza. El uso del color es impresionante para separar la perspectiva de ambos personajes y fijar una especie de objetividad: el uso del blanco y negro para ella, el uso del blanco y negro virado el sepia para el y finalmente el uso del color para los flashbacks y mostrarlos a ellos dos como pareja. No se que mas puedo decir, pero todo lo que diga va estar demás.

No se si quiero ver la segunda parte, veinte años después; sinceramente me asusta pensar como pueda resultar todo … aunque se trate de dos personajes en un film.
aca les dejo el corto de que se ve al recorrer parís en 9 minutos:



Esto es todo por hoy amantes de la pantalla grande!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!