viernes, 15 de enero de 2010

Movie # 53 Invasion of the body snatchers (1956)

Si algún día tengo un hijo y necesito explicarle la pregunta: "mami, ¿cómo llegan los bebes al mundo?" Y no tengo ganas que sepa la verdad hasta probablemente que tenga edad para descubrirla solo, le diría: “Hijo, colocamos un repollo gigante y de allí saliste vos”. Y para apoyar mi explicación con material audiovisual pondría algunas escenas del film en cuestión: “la invasión de los ladrones de cuerpos”.

Photobucket

Pero ahora sin tanto divagar y volviendo a la realidad cinematográfica, que es lo único que importa, al menos para los propósitos de este blog; nos apartaremos de las cosas obvias que no son criticables por tratarse de la época y el género que se trataba: ¿Qué los efectos eran malos? ¿Qué era todo sobreactuado y con situaciones irrisorias?
El Dr. Miles J. Bennell regresa a su pueblo de Santa Mira en California; donde todo es muy apacible y tranquilo en apariencias para descrubir con horror que alguien o algo  esta reemplazando a la gente del pueblo con copias exactas... Las copias nacen de unas vainas parecidas a repollos o choclos...

Qué harían ustedes si encuentran un “muerto” que no está muerto, que ni es muy humano, y ni esta muy terminado del todo. ¿Lo dejarían sobre la mesa de villar a ver que pasa? ¿Se quedarían vigilando el repollo gigante a ver cuanto tarda en desarrollarse o ver como se intercambian los cuerpos en cuestión?

OK si uno supera las situaciones irrisorias del film comprendiendo cuando y como fueron originados y logra entrar en la realidad del mismo –los peligros de la guerra fría, la paranoia, los espías, el miedo de no conocer a tus seres queridos. La alineación como metáfora de la politización y la creación de bandos: ellos y nosotros; uno puede entender por que se trata de un clasico Sci-fi; pero que a mi criterio uno mucho peor que The day the Herat tood still. (1951) (nadie mencione las remakes por acá porque será exterminado cual invasor del espacio exterior).

Photobucket

Estoy segura que ambas apuntan a dos lados opuestos que parecen resumir dos estilos en la ciencia ficción. En una, lo peor que puede pasarle a la humanidad es la falta de sentimientos y convertirse en autómatas; en la otra; en The day… es un autómata el que trata de entender la locura, los sentimientos de la humanidad, advertirnos de nuestras acciones y las posibles consecuencias.

En este film que termina cuando la verdadera lucha contra los usurpadores esta por comenzar, uno ve en el los estragos de la guerra fria: “ellos están entre nosotros, ellos pueden ser tus vecinos, tus seres queridos, tus hijos, decinos quienes son los otros y el gobierno se encargará de ellos” en “El día que la tierra se detuvo”, el mensaje es tal vez mas fatalista, pero todavía guarda esperanzas en que la naturaleza del ser humano puede modificarse (a través del miedo), pero mejorar al fin. “si siguen con sus guerras, con sus bombas atómicas, de hidrógeno; ostentando su poderío; sepan que los vigilamos, sepan que somos poderosos y sepan que movemos un dedo y viene GORE a destruir todo. En otras palabras: “El día que la tierra se detuvo” es como el abuelo de Watchmen y Gore pariente del Dr. Manhattan; mientras que “La invasión de los ladrones de cuerpos” es el abuelo de Matrix y el Dr. Miles J. Bennell pariente de Neo.



Cuanto mas parecemos cambiar más iguales estamos. Con nuestras películas parecen pasar lo mismo.



Eso es todo por hoy amantes de la pantalla grande!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!