martes, 26 de enero de 2010

Movie # 64 y 65 Cary Grant X2: Walk, Dont run (1966) , The Philadelphia Story (1940)

Supongo que esto es una consecuencia directa de la maratón de Gene Kelly y es que me sentía con el deber de atender un poco la filmografía de mi otro “classic Hollywood Sweetheart”


El Sr. Cary Grant. Que puedo decir, soy una chica de gustos simples, Gene en musicales, Cary de lo que venga, y Marlon actor de carácter, en lo que respecta al cine clásico.

Walk, Don´t run:

La última película de un Cary Grant ya bastante entrado en años que si bien hace su papel del estilo que lo caracteriza, por obvias razones, él no es el encargado de seducir y quedarse con la protagonista femenina en cuestión. El cumple el papel de casamentero de la Pelliroja y pacata protagonista con nuestro tontuelo pero adorable deportista que tiene lo que a Cary le faltaba a estas alturas: juventud. Pero eso es todo, pues por más que en el film se esfuercen en remarcar que el deportista le recuerda a él pero joven, déjenme que les diga que no se parece en nada al Sr. Grant de joven, ni actúa como él por aquellos años.

Photobucket
Llamada por estos lugares como “Departamento para tres” es una típica comedia de enredos con la originalidad de estar ambientada en Japón (filmada en locación) durante las olimpiadas de 1966. En ella se nos cuenta la historia de cómo estos tres personajes dispares terminan compartiendo un pequeño departamento en Tokio por un par de días.
Pequeña, ligera y entretenida aunque me hubiese gustado que el Sr. Grant terminara su carrera con el film “Charada” que es mi favorito de Audrey Hepburn. Mis preferidos del Sr. Grant son“To catch a thief” y “An Affair to remember” .

Al igual que me ocurre con Gene cada film nuevo (para mi) que veo de Cary Grant se que me va a gustar, al menos eso creía hasta que vi “The Philadelphia Story”, y acá es donde el post se va a poner controvertido.

“The Philadelphia Story”

Ok; dirigido por el creo ya nombrado en varias ocasiones George Cukor, (Camille, A star is born, My fair lady) y si a eso le sumamos los nombres de Katharine Hepburn, James Stweart, y por supuesto Cary Grant uno supone, bueno, que al menos Katharine y Cary van a tener la misma química que tuvieron en el film Bringing Up Baby. Pero no se por donde empezar a explicar todo lo que me resultó odioso en este film.

Photobucket



Como siempre Katharine es una mujer fuerte, de alta sociedad, llamada Tracy lord (Casi como el de la pornstar) con una moral (casi) intachable pues la descocada se escapó y se “casó”, con Cary Grant. De hecho nunca se aclara si efectivamente se casó por civil o si sólo se escapó, pues al final del film el dice algo como “tengamos la boda que te debía hace dos años”. Lo cierto que ya desde el comienzo la película me molestó, ella lo manda a volar haciendo una gran escena y Cary Grant le pega un manotazo en la cara y la tira al piso. El Cary Grant que yo admiro nunca le pondría una mano encima a ninguna mujer para agredirla, Scewball comedie, o no. ¡A Brando se lo permito a Cary no!
Ok, me dije “dejo pasar este detalle por alto, no juzguemos el film por una sola escena”, la próxima ves confiaré mas en mis instintos. Resultó ser un film de lo más machista, moralmente idiota, al que los años sin duda ayudaron a hacerlo parecer más viejo y retrógrada de lo que es.

Como dije no se por donde empezar, La Hepburn, una genia, que demuestra lo fuerte y lo grandiosa que puede ser en pantalla. Es lamentable que una mujer que luchó tanto para llevar este proyecto a cabo, pues el estudio la consideraba que espantaba a las grandes audiencias ya que ninguno de sus films era éxito de taquilla; se haya recuperado con un film que en realidad la deja tan mal parada. Una mina fuerte que termina dejándose poner en ridículo por un par de hombres que no valen la pena (como su padre y su ex marido) para terminar cambiando su alta moral por una sortija en el dedo.
Lo cierto, lo que mas bronca me da de todo es que; Tracy Lord, manda a volar a su primer marido (Cary Grant) por alcohólico y por haberla agredido; Tracy, también es inflexible con su padre que se la pasa matando el tiempo con jóvenes bailarinas de revista, mientras su madre se queda en el hogar. Lo peor es que todavía los caraduras tienen el descaro de recriminarle que ella es la que se hace la princesa y que es una hipócrita porque es demasiado perfecta para tolerar sus fallas (las de ellos).
El remedio a todo esto según el ex marido machista es exponerla y ponerla en ridículo contratando unos periodistas, molestarla durante los preparativos para su segunda e inminente boda y vengarse por haberlo echado como le echó.
Lo cierto es que no quería que regresara con tan odioso ex marido, Mike, el periodista, es el único hombre de todos los allí estúpidamente representados que tiene ángel. James Stewart ve a Tracy por lo que es (una vez que lucha contra su prejuicio ante los ricos) al ver lo vapuleada que es por su ladino Ex marido y padre. El la ve como alguien con fortaleza de espíritu e independiente, condenada a soportar las tramoyas de los hombres de su clase.

La mejor escena del film es cualquiera en donde James Stweart y Catherine comparten la pantalla; sobre todo cuando el la carga en brazos luego de una borrachera, con ambos cantando “over the rainbow” a grito pelado.
Lo cierto que ni los diálogos irónicos (algunos brillantes, otros desastrosos) ni el arte ni la fotografía son suficientes para restar lo odioso de la moral del film. No se si tuve un mal día o sentí pena por Tracy, ya que la única manera que encontró para “madurar” fue renunciar a sus principios y casarse con su primer y vengativo marido. No a Cary Grant como ex marido ladino, si a James Stewart.  (en la foto Mike y Tracy o James y Kathy como más les guste)

Photobucket


Esto es todo  por hoy amantes del septimo arte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!