miércoles, 27 de enero de 2010

Movie # 68 Before the devil knows you`re dead (2007)

PhotobucketLa frase "lazos de sangre", de pronto adquiere un significado más que literal con este film de Sidney Lumet.

No soy adepta del trabajo del director, pero soy partidaria de que una estructura de tiempo alternada, siempre deja mejor parado a un film que una historia lineal; El ciudadano, Elephant, o Reservoir Dogs no hubieran sido lo mismo sin sus tiempos alternados e intrincados; este film tampoco.

Estaba más que interesada de verlo por el gran reparto que contiene y que sabía no me defraudaría: Albert Finney, Philip Seymour Hoffman (un monstruo) Ethan Hawke un buen actor, al que la industria no le hace ningún favor, pero que siempre se luce en sus interpretaciones. Y Marisa Tomei que siempre vale la pena nombrarla porque sus escenas subidas de tono, sus femme fatales y los problemas que suele sumarle a los hombres en filmes dramáticos e independientes, suelen ser su marca personal.

Es una TRAGEDIA con letras mayúsculas por donde se la mire; en el sentido griego de la palabra:  un “heroe” ( que si sabemos se trata de Philip-Seymour se lo puede llamar anti- heroe) que junta errores, tras errores y sufre las consecuencias de sus actos. El trabajo sonoro, la estructura temporal y los bruscos saltos de tiempo, la puesta en escena y la dirección de los actores ayudan tanto a una trama  bastante simple, disfrazada de compleja, dejando al espectador perplejo ante la magnitud de la violencia del final. (que como verán no es mi intención arruinar).

El film es una espiral de decadencia y destrucción que hace recordar el título del film de Buñuel y pensar en “el discreto encanto de la burguesía” y todo lo que puede ser capaz de hacer alguien, por mantener las apariencias y para no ser considerado un “Loser”.
Con este film me acordé de Haneke, de Cronenberg, de Noé y de sus recorridos por la violencia en la vida y las falsas apariencias de alguien que se escuda bajo un rol determinado en una sociedad. (Un poco más y hasta me acuerdo de mi madre también) . Y es que al final del film, uno no deja de preguntarse ¿Qué pudo haber sido lo que resultó tan mal entre el personaje de Philip y su padre o en esa familia en general? Y que para vidas como esas, el infierno no es un lugar caluroso a muchos km cuando uno se muere; el infierno es aquí, ahora y se llama familia.



Eso es todo por hoy amantes del Septimo arte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!