lunes, 8 de febrero de 2010

Movie # 78 Dorian Gray (2009)

Bueno, realmente, leí la novela, y es una de mis favoritas, de hecho tiene tantas capas que uno realmente descubre la genialidad que se esconde entre las líneas de la obra de Oscar Wilde luego de bastante reflexión.

Es una pena que esta sea su única novela, y es una maravilla que nos haya legado tan buenas obras teatrales, pues sin dudas, su genialidad reside en la ironía y la parafernalia de los díalogos de sus personajes.

Siempre vi en la novela "El retrato de Dorian Gray" un lado autobiográfico (no precisamente la parte en donde el retrato envejece, y Dorian se entrega a los oscuros placeres de la vida) pues leía en el personaje de Lord Henry Wotton a Oscar Wilde, y su visión dandy, irónica y frívolamente desesperante de la vida; perdidamente enamorado y fascinado por ese otro personaje llamado Dorian Gray, a quien si me preguntan trataba de impresionar con su filosofía sobre la sociedad. Esto es que veía en la novela una especie de paralelo entre Wilde y ese Lord Inglés que le traería muchísimos problemas a Mr Wilde.

Con toda esa carga cultural me senté a ver la película de Oliver Parker quien ya había llevado a la pantalla otras obras de Wilde con el flemático y nacido para interpretar a señores ingleses de la literatura victoriana, Colin Firth (mejor conocido como Mr.Darcy) y Ben Barnes tiene el papel de Dorian Gray.

Nunca había visto nada de este chico Barnes, para ser honesta, ni la segunda de Narnia, ni Stardust, asi que no puedo criticar en comparación, pero me parece que no es demasiado Disney el personaje de Dorian, que hace bastante bien de libertino y ser narcisista abandonado a los placeres de la carne (soné un poco a Hellraiser sin poder evitarlo).


Photobucket
Sin embargo, existe toda una estética y una manía imperante en Hollywood de poner morochos languidos y avampirados, sobre todo para encarnar a Dorían Gray, cuando si mi memoria visual de lectora no falla Dorían no era descripto como un ser vampírico y taciturno. Dorian, era rubio (no que me haga la puntillosa con esto) pero lo notable del Dorían de la novela (que efectivamente era ambiguo como el que aquí se retrata) era que parecía el perfecto caballero inglés de modales refinados, un adonis de cabellos de oro mas cerca de un "angel" que de un demonio. La gracia era que su aspecto tan luminoso hacía ver más oscura su cara oculta. Después de todo Lucifer era el angel de la luz dicen por ahí. En verdad desde el primer momento que una ve entrar a este Dorian Gray en escena pensé: ¿Acaso no se puede ser más obvio? Si, mas obvio hubiese sido un enorme cartel en la espalda que dijera "tengo un cuadro que no envejece encerrado en un ático" o que se presentara así mismo con la línea "Hola, Mi nombre es Dorian y soy un inmortal". Igualmente Ben Barnes esta bien, salva el personaje y le pone el cuero al asunto, se ve que algo de Gray debe tener en los genes porque tiene casi 30 años (28 para ser exactos) y parece que recién está pegando mas los veinte que los treinta.

 
El gran problema de este film, es la adaptación en sí y la lecutra que hicieron de la novela original. Carece del ingenio y los diálogos rápidos de Wilde que esperaba encontrar, para quedarse sólo prendados del hedonismo, cuando es una novela que permite explorar un par de demonios sociales tan vigentes ayer como hoy. (Recuerdo en la novela una discusión sobre las rivalidades entre norteamericanos y británicos que era simplemente genial) Uno puede seguir parte de la historia, pero la ultima media hora del film hasta el final, se ve que el guionista se cansó de leer la novela y dijo, "yo puedo hacer esto mejor que wilde", pero lamentablemente no es así.

El que sale mucho mejor parado de todos es el ahora nominado al oscar Colin Firth, que retrata muy bien al personaje de Sir Henry Wotton (aunque le faltaran muchos mas diálogos brillantes que los que realmente tuvo) y es que en definitiva el retrato de Dorian Gray es sobre la contemplación y la necesidad de la humanidad de observar la destrucción de las cosas bellas e “inocentes”. Dorian lleva al límite las doctrinas de su amigo, y contempla hasta cuando la vida no le va a pasar el precio de sus crímenes, Su amigo contempla como Dorian se destruye así mismo al llevar al extremo aquello que él sólo se atreve a predicar y a su vez se destruye al no tener el coraje de hacer lo que predica por culpa de la culpa de vivir en una sociedad conservadora que es como una espada de Damocles que pende sobre su cabeza. ¡Hay esta gente conflictuada de la sociedad victoriana! si tan sólo no fueran tan interesantes de contemplar y retratar...

PD: Lo puse en el marco del “Horror fest” tras una breve infidelidad con un musical pues, no nos olvidemos que esto es terror Gótico, pero terror al fin, y se estrenó en Sitges el año pasado.



Esto es todo por hoy amantes del Septimo arte!

2 comentarios:

  1. Dorian Gray! Necesito que salga la película, ¡ya! Ojalá sea tan buena como el libro...

    ResponderEliminar
  2. y tiene sus momentos!!! lo que pasa, el libro es demasiado para el cine me parece, lo cierto es que no tiene todos los dialogos brillantes pero tampoco es un tremendo horror la película.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!