jueves, 15 de abril de 2010

Movie # 143 Strómboli

Gracias al Bafici tuve la oportunidad de verpor primera vez en mi vida el logo de la RKO en una sala de cine, que de lunes a domingo sólo pasa cine industria.
Digo ver  el Logo de la RKO y la frase "A radio picture" en pantalla grande ya afecta la emoción de cualquier cinéfilo y que decir ver los primeros planos de la bellísima Ingrid Bergman de nuevo en una sala comercial, hoy como hace 50  años atrás.

Stromboli

Strómboli es magnifica, hay escenas que se te graban en la retina y te hacen pensar cosas como :" De ahora en mas cuando coma un tuna Roll o abra una latita de atún  mi recuerdo va a estar con los pobres tipos que se dedican a la pesca del atún, para que yo lo coma en la comodidad de mi hogar"Aunque sin dudas no necesitan que yo les confirme lo grandiosa que es.

Pero más allá de eso, esta película retrata intempestuosas historias de amor, tanto fuera como dentro de la pantalla (¡como disfrutamos ese Gossip y relaciones entre realizador y musa, los cinéfilos!) metaforizado en la actividad volcánica que rodea la isla en donde los jóvenes amantes viven.

Religión, neo-realismo y sobre todo melodrama en este film bastante vapuleado en su época y tomado  como una traición por los directores neo-realistas de parte de Rossellini, pero que sin dudas se convierte (con traición a parte en otros sentidos) en una obra maestra que mezcla lo documental con lo ficcional e incluso la industria de Hollywood por igual. En esa Isla no hay un sólo volcán sino dos: el segundo es esa tremenda e imponente mujer/madre/actriz/amante llamada Ingrid Bergman.

Imágenes baficientas al pasar:

un señor anonimo que nos consultó que nos había parecido el film, y nos habló de la pesca del atún y la Isla de Strómboli que un amigo suyo conoció  y que era tan o mas desolador que lo que el film contaba.
Una mujer en la sála que no sabia si entraba, salia, entraba, salia y se paró dos veces durante la función. Si hubiese estado en Strómboli sinceramente la tiraba al volcán, a la hereje.
Una amiga que me acompañó y así tuvo la suerte de no ver esto en un plasma, o lo que es peor en la pantalla de una computadora, y así pudo disfrutar de la grandeza de la Ingrid en todo su esplendor, con comentario baboso al respecto de Antonio y el señor del Faro que actúan en el film, inclusive.
Mis lagrimas contenidas cuando Ingrid esta gritandole a Dios.
El colapso de la 9 de Julio por una marcha en favor de la Ley de medios, y tener que cruzar la calle ¿marchando? por algo que no abogamos, mientras discutíamos porque no exhiben más cine clásico y de autor en salas comerciales de vez en cuando, mas allá del Malba, o la Lugones o el Bafici... ver a Antoine doinel en Besos Robados con nachos y gaseosa grande, o pochoclos en su defecto, ¿Acaso alguién se puede negar a eso? .

Esto es todo por hoy amantes del septimo arte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!