domingo, 6 de junio de 2010

Movie # 194: Spellbound (1945)

"Cuéntame tu vida" le diría a Gregory Peck si yo fuera Psicóloga, y sobre todo si fuera Ingrid Bergman en este Thriller Psicológico (nunca más acorde el término) sobre Psicólogos que se enamoran de sus "peligrosos" pero apuestos pacientes, y deciden enfrentarse al mundo a la  justicia, y de paso torturarlos bastante con el tema de la psicoterapia. Otra que Transferencia Afectiva para este film del monstruoso y genial Alfred Hitchcock (¿Díganme si no están cansados de que todos alaben al gordito ingles? pero así  es, definitivamente el gordito inglés es mas que admirable, sobre todo exponiendo perversidades de una manera tan artística en pantalla)

Spellbound sin dudas carece de ese ritmo vertiginoso de vertigo, y la psicosis de psicosis; pero tiene toda la  paranoía, la culpa, las relaciones masoquistas, y hasta una escena de sueño diseñada por Dalí que la convierten  en una obra maestra de la obsesión y la psicología (como para reafirmar ese prejuicio mio de no querer pisar nunca el consultorio de un psicólogo, por más que sea tan bella y sueca como la fabulosa  Ingrid Bergman ) .

Es increíble como Hitchcock podía lograr que sus tramas tuvieran  toda esa carga sexual, (increible lo sádica y bergmaniana de Ingrid en esta película, con el pobre Gregory Peck, que asesino o no, una siente que esta psicóloga lo esta llevando a la locura y que defiinitivamente está mas loca que  él) Gregory Peck se pasa de tipo misterioso, multifacético y atormentado (aunque bastante  de madera en esta actuación, creo que con el look atormentado Gregory sumó pero con el melodrama de damisela en apuros restó ). Y paralelo a esto, Posmodernidad terrible tesoro  no podía dejar de pensar que Peck era tan sufrido como el Vampiro de Crepusculo pero sin ser vampiro  solo  con el pequeño dilema de ser asesino... No se puede comparar Spellbound con Crepúsculo ¡por dios! me golpearía a mi misma por siquiera mencionar que la pareja de este film es tan o mas obsesiva que los teens de hoy, es más en la caja del dvd el eslogan del poster me encanto: "No se si  quiere besarme o quiere matarme" y yo pensaba "¡que te importa es Gregory Peck, Ingrid!" lo mismo  que mientras veía el film no podía dejar de pensar en El carnicero de Chabrol (ven  para que no digan  ehh esta flaca me compara una obra maestra con un par de adolescentes tarados, también la comparo con otro groso Frances) y obviamente también  traía con sigo la mochila del surrealismo y el Sr. Buñuel, todo esto, de haber estado filmado en México,  podría haber sido un film de Buñuel...

 La música  es maravillosa y parece arrancada de un filme de terror clase B  ( por eso ganó el oscar) y de hecho el ritmo del film  es mas lento al  que Hitch nos tiene acostumbrados, pero tiene todas esas cosas que amamos  en él ( o por lo menos yo amo):   colocarnos en el lugar de la mirada del personaje, Gregory Peck que nos viene a besar, en el lugar nada mas ni nada menos de La Bergman, y Luego nos pone en lugar de  Peck, para Finalmente ponernos en el Lugar de (bueno  eso se lo  dejo que lo miren).
 El film mas psicológico de Hitch, y del que podría decirse presenta una temporalidad y una sucecion de situaciones tan subjetivas, que todo el film que estamos viendo podría estar pasando literalmente en la cabeza del espectador, uso y abuso  de los fundidos a negros y la trama hablada, para una profesion que efectivamente se basa en el habla casi monológica del paciente. Se podría decir que en definitiva los psicologos de toda esta locura desatada, somos nosotros y que los personajes que desfilan en la pantalla estan atados a sus palabras, cual conjuros del cual no pueden escapar... Vieron el Poder del Inconsciente, y el Poder De Alfred Hitchcock ...

Esto es todo por hoy  amantes del septimo arte!

PD: ¿No es uno de los posters mas sexys del Hitch!!! ni hablar del significado psicológico en relación a los objetos filosos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!