sábado, 3 de julio de 2010

Movie # 222: The Secret of Kells (2008)

El contrataque no se hizo esperar, y dejenme decirles que muchos de ustedes "seres maravillados con la orientalidad que carecen y el mundo del anime" (estoy siendo irónica) que en el mundo de la  animación occidental, existen muchas mas cosas entre el cielo y la tierra que Pixar y Disney. "El secreto de los Kells" es una de esas  joyas.

Animación 2d (digital y 2.5d) completamente inspiradora, y deprimente por su  simpleza (de lineas, de  estilo) y refinamiento. Tan buena que me hizo recodar porque estudié lo que estudié y me recibí de lo que me recibí. Porque existe este tipo de gente joven (entren a la página oficial para ver mas info de  esta película: http://www.thesecretofkells.com/)  que con mucho  esfuerzo (acá no hay un Disney que ponga la plata) y coproducción entre varios paises: Irlanda, Francia y Belgica, salen con esta obra que cumple algo que describe lo que es ser un buen animador: no es aquel que busca o usa técnicas interesantes y llamativas, sino el que usa la técnica al servicio del relato, creando un universo, en donde música, narrativa, animación y todo apuntan a una unidad  de estilo y forma, apuntan a un todo.

Aquí no hay pixar señores, ni tampoco una historia tan encantadora  para el publico infantil, no esta miyazaki ,pero esta Irlanda, y los celtas, y la edad media, y las tecnicas de animación mas modernas, y una historia que   tiene todo: magía, arte, tradición, reflexión, momentos maravillosos y temas poco comunes para el cine de este estilo: si todo transcurre en una abadia en la edad media, en medio de un bosque, en donde viven la mágia y las leyendas celtas. Todo el peso de la historia medieval judeo-cristiana, que si tenemos en nuestras  mochilas, da paso a todo el peso de la historia irlandesa y celta que carecemos.

El estilo de animacion cartoon "retro-style" (al  mejor estilo, Kim imposible, y Las siniestras Aventuras De Billy y mandy") reciben un tratamiento que debe tener a los directivos de cartoon network rasgandose las vestiduras (o no), porque tiene todo el contenido artistico que esas animaciones televisivas carece: se trata de Ilustradores, y miniaturistas medievales, a cargo de los Scriptorium y del mundo de bellezas con el que decoran las páginas de los  manuscritos que producen. (como verán no es tan  simple como parece) Ese mundo de las ilustraciones medievales esta llevado con un arte al diseño de personajes, poses, al estilo de la animación fragmentada, a los encuadres y a la filigrana que inunda la pantalla, en los paisajes, que dejenme decirles, a esta chica cinéfila se le caían los lagrimones.

Yo como postproductora, se hacer eso, pero sin embargo nunca lo hice, y también se que amo los libros y el arte, así que estaba super tomada por todo el conflicto de "el pobre niño protagonista queriendo hacer arte en tiempos complicados para su sociedad." Lloraba de lo simple y depurado de todo, lloraba de como algo que parece  simple, es producto de un terrible esfuerzo, puesta , y trabajo (cual los curas en sus scriptoriums; los animadores y background artists con sus computadoras y tabletas) Y lloraba porque como americanos no tenemos una "edad media y mitos legendarios" como la historia que estos pueblos europeos arrastran, (es decir tan documentada, y con tantos documentos hitóricos impresionantes, solo tenemos atisbo de sociedades ancestrales como los  mayas y los Incas, y es mas lo que suponemos que lo que realmente sabemos de ellos) así que también lloraba por la falta de una mitología ancestral en mi pais, de mi lugar, de donde vengo y a la que no tengo acceso, pero sabiendo que a falta de una propia, paradójica mente, si accedo a la mitologia ancestral de todos los  demás continentes, ya sea Asia,  Europa,  Africa, o lo que sea. Lloraba porque me acordaba que yo quería ser arquologa porque me importan estas cuestiones y porque la marivillosa música  de este film me recordaba a ciertas composiciones de Debussy, basadas también en mitos irlandeses, y porque un artista francés heredero de esa mochilota cultural, como Bruno Coulais, estaba componiendo musica basadas en leyendas Irlandesas tal y como Debussy más de un siglo atrás, y porque con la canción de Aishling, y esa vocecita, no se puede hacer otra cosa mas que llorar  pensando en las verdes praderas de Irlanda que nunca conocí,  salvo por  la magia del cine.





y como no vamos a terminar este post de día viernes bajoneante, comento una nota color del dia, relacionada con Irlanda: hace momentos, pongo la TV y veo  un capitulo de Scrubs que nunca había visto, siendo el actor invitado del  episodio, casualmente, el super-Irlandes Collin Farrel, quien nunca toleré, en ningún papel que le haya visto hacer, exceptuando  el de el día de hoy, en donde sinceramente tengo que decir que me encantó. Adoré a Collin Farrel en el episodio de Scrubs y como jugó la comedia en relación a su nacionalidad,  todo lo que se dijo de el  y su figura mediaticamente: berborragico, acentuado (me encanta cuando los actores hablan con sus acentos originales, como Ewan con su Escocés natal y no entiendo el empeño yanqui de  aniquilar todas las diferencias linguisticas) violento, canchero y problemático... casi llegué a comprender  porque mi amiga lo ama locamente pese a que es consciente de lo malo y patético de los papeles que hace. Siendo casi la palabra clave, además de Irlanda, desde lo "serio" en Kells y lo "industrial estereotipado" en Scrubs.

Esto es todo por hoy amantes del septimo arte!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!