miércoles, 25 de agosto de 2010

Movie # 277: Born to be bad (1934)

No se que decir o no decir al respecto de este film de la Srta Loretta Young, que es la que nació para ser mala, salvo que su personaje era digno de ser representado por una Jeanne Moreau o Fanny Ardant cualquier año de la década del sesenta. Mientras veía este film me preguntaba ¿ Truffaut lo habrá visto? (más que seguro que si) y es que no podía dejar de pensar que este film estaría fantástico combinado en una función doble junto con "Los 400 golpes".


En este film tenemos la historia de "Letty" una chica que bueno se dedica a ser "modelo" por no decir mejor a ser "acompañante de tipos de alta sociedad" y que es tan buena madre como bueno, una mujer joven, desenfadada y de vida rápida puede serlo: una madre de las que le dice a su hijo que santa no existe, los bebes no los trae la cigueña y que si no pelea y es mas vivo que los demás la vida lo va a pasar por alto (no se ustedes pero me parece mas que bien una madre dando esos consejos, lastima que el nene no tenga ni 10 años y ergo termine criando a esa especie de "antoine doinel" que hasta termina en un internado cuando la justicia decide que ella no es una madre modelo, sino una modelo de madre).

Pero antes de que pase todo eso, el niño tiene la "suerte" de que lo atropelle Cary Grant, y finalmente en definitiva lo termine adoptando (o sea Cary Grant se convierte en Bazin para Truffaut).

Pero la cosa no termina allí no señor, porque esta madre, no se va a quedar tranquila mientras un ricachon adopta a su hijo... Loretta Young se pasa, no es tan mala como el título lo dice y si bien, los personajes del matrimonio rico estan terriblemente idealizados, lo que hace Loretta con su personaje de Letty, no tiene nombre: el monologo de ella en la escalera, que le dice a Cary y el plano del final, otro paralelo más con el final de los 400 golpes: primer plano mirando a cámara casi, lágrimas en los ojos y un cartel de fin que sorprende por la brusquedad con la que corta la emotividad de la escena que una se queda helada... y admirando la cinematografía de los treinta...No hay con que darle, el pasado siempre vuelve para atormentarnos, sobre todo cuando uno lo encuentra mas interesante que el presente...

PD: una diva es una diva hasta en bata de baño, saliendo de la  piscina o amaneciendo, completamente maquillada y sin un cabello fuera de lugar (la magía de Hollywood)

Bueno, creo que eso es todo por hoy amantes del septimo arte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!