sábado, 9 de octubre de 2010

Movie # 306 La Ronde (1950)

 Me morí, me morí y llegué al cielo cinematográfico, no puedo creerlo, de hecho, es impactante, es todo lo que yo espero que el cine haga con migo, y con sus  personajes.... ¿Como intentar expresar con palabras un film de 1950, de un director que me encanta, porque era barroco, artifiicial, y parece que tenía el melodrama corriendo en sus venas, y encima una ironía para hablar de las relaciones humanas, que la verdad este señor Aleman, hacía en los 50 mejor cine francés que los franceses... Estoy hablando de Max Ophüls, y con esto reafirmando el porque esos chicos de Cahiers du cinema, que tanto me gusta nombrar, lo  tomaban como uno de sus AUTORES predilectos, ¿Como Truffaut no lo iba a querer? ¿Como Demy no le iba a dedicar su Lola?

Como dije, pocas veces me pasa esto de no saber expresar con palabras, porque esto representa el paraiso cinematográfico para MI: El narrador/autor que mira a camara y va guiando las historias saliendo a gusto y piacere, haciendo lo que quiere con la narración (o al menos lo que Max Ophüls quiere de la narración), que está en paris, y de pronto esta en viena, pero nos muestra  la cámara, la escenografia, los entretelones y sabemos que es un film, que lleva a los personajes a contar y develar al espectador todas sus historias, y de pronto el mecanismo que te distancia (y te acerca a la vez) ver a la  orquesta, tocar la música que extra-diegéticamente suena en la historia, la claqueta, el regreso a la historia. Las historias de no- amor, de hombres mujeriegos, chicas de vida ligera, chicas de vida, y hombres de vida que circulan y se van entrelazando entre si.
Es como el padre o antecedente del tipo de cine que me gusta, de la Nouvelle hasta Honoré (¿acaso no es Louis Garrel en Dans Paris una versión fachera y contemporánea de el presentador de este film?)  pasando por  los musicales y films del hollywood clásico hasta Baz Lurhmann con Moulin Rouge! (en verdad para mi el cine que prefiero comprar, amar y adorar arranca con Méliès que era un mago y por ende entendía la grandeza del artificio). Me encanta esto de poder descubrir un film nuevo, que no te lo esperabas, y que a parte de nuevo no tiene nada, mil cosas se deben haber dicho y escrito sobre él, pero sin embargo, te hace sentir como si hubieras encontrado alguna civilización perdida, casi como un  Indiana Jones del cine.

PD: Que parecida a Romy Schneider era Simone Signoret. La Lola de turno de este film que en vez de marineros  tenia militares...Y hay remake con ANNA KARINA y JEAN CLAUDE BRIALY de 1964 me muero, quiero verla (sólo yo me puedo emocionar así, como si fuera el evento cinematográfico del año, por un film francés de los sesenta... con esos dos nombres)



Esto no es todo por hoy amantes del séptimo arte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!