viernes, 3 de diciembre de 2010

Movie# 354 The Ghost Writer (2009)

Roman Polanski no  es santo de mi devoción, y no me importa si violó o no violó a una menor en los setenta. Es su arte el que no es de mi devoción. Admito que su film sobre vampiros si me agrada, no es de  lo mejor pero si me agrada. El problema lo tengo con "el bebe de Rosemary" y para su desgracia (aunque a muchos parece no molestarles) "El escritor fantasma" tiene lo mismo (exactamente lo mismo) que me sucede cada vez que veo el bebé de ... Durante toda su duración, la  pelicula es un éxito y se las arregla para importarme poco y nada, los personajes no me simpatizan (y ni siquiera llego a sentir odio por los que se suponen hay que sentir odio, o sea no tengo ningun sentimiento respecto a ellos, ni a favor o en contra, y no se ustedes pero yo necesito poder tener sentimienos acerca de los personajes de un film, aunque estos no respondan a la  logica!!! se puede decir entonces que  soy una sentimental) entonces, durante una hora y media de una historia (bellamente filmada, con una fotografía fascinante y  banda sonora de Alexandre Desplat mas que fantástica) bastante paranoica pero vacía, en  donde todo el tiempo te preguntas si va a cerrar algo, entonces, los ultimos 15 minutos son casi una joyita (palabra clave casi) porque es el momento en el que decis "por fin me vas a mostrar algo interesante" y no lo hace. Y eso para mi no es una gracia, es un histeriqueo que ningún espectador deberia tolerar, si tenes 15 minutos realmente interesantes (lo peor de todo que hay directores que ni 15 minutos interesantes tienen asi q no lo vamos a agredir tanto a Roman) hacé un cortometraje!, o la proxima vez, hace que todo lo  que querés que sea "climático" de tu película, lo sea verdaderamente (como haneke vieron) y todo este en funcion del puerto a donde querés llegar. No me pongas 1hora y cuarenta de clima, para despues despacharte con el final de otra película!.
En ese sentido tengo que decir: mis ovaciones y aplausos a Shutter Island (las comparaciones recaen  sobre el hecho de que ambas son películas climáticas, que recaen sobre los hombros de  sus blondos protagonistas, hay ferrys y mares involucrados y que ambas pegan un volantazo en el final, sin embargo, con Martin s nos sucede que aunque todo sea bastante predecible y hitchcockniano, no podes dejar de terminar de ovacionar, el fantástico film que viste y con The Ghost Writer no ocurre así.

Ewan actua patético como tipo paranoico, o debería decir, ¿actua como tipo patético y paranoico? y escritor fantasma siguiendo brillantemente las direcciones de Roman, que quería que se viera patético pese a la facha y la buena prestancia del muchacho escocés.  Así que menudo esfuerzo para ewan bajar todos esos gestos  y risitas cancheras que tiene, dejar su facha escocesa y meterse una personalidad británica, seca y paranoica. Yo sólo sé, que a Ewan lo sigo hasta el final de la escapada...

Esto es todo por hoy amantes del septimo arte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!