miércoles, 12 de enero de 2011

Movie # 393 Sylvia Scarlett (1935)

Pocas veces me siento tan perpleja al ver un film como este, ahora ella puede entender el origen de laexpresión "Pierrot  le Fou".

Estaba tan perpleja que  no sabía como este film había pasado los régimenes de  censura, el enemigo de todos:  El código Hayes.

Una sabe  que  esperar de Cuckor, podría intentar decirles "es una comedia dramática" con toques de "romance"  pero no,  hay que decir a gritos que estamos ante un "TREMENDO MELODRAMA" con esos personajes tan ambiguos -ni del todo buenos, ni del todo malos pero siempre  tremendos- que le son característicos a  este director, así también como al infaltable e increible, mega re-contra  demandante rol protagónico -fenenino/masculino- que recae en una mas que impecable, y por ese entonces considerada "veneno para la taquilla".  La diosa, la genial, la divina, la que odiaba usar vestidos, la fuerte y imitada y nunca igualada, Katherine Hepburn. (foto de ella comme un petit garçon)

Pocas veces uno suele tener el placer de escribir "este es  un film adelantado a sus tiempos", considero a Cukor como uno de mis directores favoritos, y mas menospreciados  de la industria, junto con Minelli. Nadie grita a los cuatro vientos o pregona su amor por estos dos directores, de la misma manera que  ocurre con el señor Hitchock y  si se quiere con Capra y Lubistch.(creo que ya escribí esto antes pero no me importa no me canso y ahí va de nuevo) Personalmente los adoro. A Cukor por brindar esos  personajes femeninos que incluso todamujer de hoy, que se hace llamar actriz, desearía tener el honor de interpretar. Y a Minelli por su excelencia y alucinante sentido de la musicalidad, el exhuberante manejo de la puesta de escena y los delirios coreográficos en technicholor que nos planteaba.

Si ustedes están esperando encontrarse la típica comedia Grant/ Hepburn o Hepburn/Grant, quedense tranquilos  que aquí no lo  harán. Esto no es A Philadelphia Story, aunque se acerca en parte a Holiday.


Los personajes de Cukor, comparados a los de otras comedias de esta pareja, son igual de vibrantes y sagaces, de diálogos rápidos, cínicos y mordaces. Pero a diferencia de los demás, tambien sufren de grandes complejos y dilemas emocionales: la comedia cínica empieza a develar  una trama dramática que subyace en la vida de estos: Sylvia debe trasvestirse para que su padre logre escapar y no sea apresado por las autoridades. Cary Grant interpreta a un "buscavidas" bastante detestable (como el diablo, ya  saben: elegante, sagaz, divino, de la  peor calaña...) y Sylvia, haciendose pasar por "Sylvester" es arrastrada a una vida de "fechorias" y demás cuestiones... Ningún personaje se salva de la ácida mirada de Cukor. Ni hablemos de cuando la novia  de su padre se besa con Sylvester... ¿me pregunto que dirían los censores de la época? y Siendo la Hepburn la mujer de armas tomar que era... ni pensemos las maldades (que se decían, nunca faltan los idiotas en el mundo del arte) que se dirían a costas de estos tres: Hepburn, Grant y Cukor...De hecho lo peor no es la escenita del beso en cuestión (pensando en terminos de 1930) sino de que todos reaccionen como "ah pero si eras una mujer" (como si nada) en vez de sorprenderse  (en  el caso de la novia del padre) y  alegrarse un poco mas... de hecho lo genial y adelantado a su tiempo es eso, el mensaje "que importa si sos hombre y  te vestis de mujer  o si sos mujer y te vestis de hombre" (cukor genio!!!)

De hecho, veo en todas esas  cuestiones: ella "veneno para la crítica" El "un director de mujercitas" y el otro el     , a quien nunca le faltó la fama  de... Sólo de este trío podría salir, allá por  1935 un film como este. Una joya, si me permiten agregar, que se escapa a la norma, de los  "screwball comedie" y se mete de cabeza en un melodrama que  nos recuerda el germen de "Yentl a victor Victoria", pasando por "noches de circo" de Bergman hasta llegar a decir que: "definitivamente, la palabra estaría censurada, pero la misma censura es la que les hacía buscar la otra vuelta de tuerca" (cuetión que falta en el cine actual debido a que ya se vio todo y todo es lo mismo que nada, y son otros tiempos) Si lo pienso friamente, tratando de recuperar toda mi memoría cinéfila -que a veces resulta un poco fragil- en la historia del cine clásico, con el código en acción, de muy pocos directores (y guionistas) se podía decir que "sus personajes la pasan muy bien, -y muy mal tambien-, y todo fuera del "matrimonio" y las "buenas costumbres"": Cukor, Wilder, y no se me ocurre por ahora alguno mas...

esto no  es todo por hoy amantes del septimo arte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!