lunes, 7 de febrero de 2011

Movie # 418: Mysterious Skin (2004)

Entonces,  me estoy debatiendo entre los cinematográfico, lo temático, el  tratamiento del post y que cada  palabra que ponga no suene superficial o al mismo tiempo abrir un debate social al respecto porque por un lado se que el film en si tira todas las piedras que se  necesitan tirar como para encima de todo escribir  un post tirando mas  piedras. Pero después me di cuenta que la persona  que vio esto no puede ser reducida solamente a uno de  esos aspectos y  por ende no puedo escribir otra cosa que no sea consecuente conmigo.
Lo primero que tengo que decir  son dos cosas: Ni Araki es mas serio en este film que en otros, ni es el film mas terrible de la tierra (por ahora, para mi, nadie desbanca a Saló en esa categoría) pero al mismo tiempo si es terrible, todo lo terrible que quieran y serio muy  serio, porque Araki se  pone a realizar un  film sobre el unico tema en la tierra que SABE tiene la capacidad de hacer que los espectadores se conviertan en el paralelo exacto a la muchedumbre medieval que va a linchar a la bruja del pueblo. Ni las guerras ni el hambre, ni  la pobreza que conlleva a las peores bajezas humanas, ni cientos de niños  muriendo en guerras, o de desnutrición  todo los días tienen el poder de "conmover" (iba a decir tocarle la  fibra nerviosa u otras cosas) a la sociedad como la Pedofilia y el  abuso de menores. Y entonces  Araki se pone a conjugar todos esos elementos, como buen provocador (e inteligente porque sabia que se  iba a llevar muchos premios con esto) que es.




Bastante que tengo  que convivir con estudiantes que todavía insisten en que "Muerte en venecia" es una oda a la pedofilia. Tanto que pensaba "si piensan eso de esa pelicula de Visconti deberia obligarlos a ver esta película para mostrarles las diferencias..." Para saber la clase de comentarios que un film como este puede producir.

Voy a ser honesta: tiene tres escenas realmente jodidas, pero no es explicito, de hecho, eso  es lo que mas te jode: la inteligencia de la puesta en  escena que hace que todo te pegue mas, es el mismo concepto de "la sutileza de un accidente ferroviario" pero apuntado a otro lugar diferente (no tanto) al de su trilogía de apocalipsis adolescente: los protagonistas son adolescentes, la pasan terriblemente mal y al igual que James Duval en  Nowhere lo única cosa que querrían en el mundo es que "alguien los abrazara  y les dijera que todo va a salir bien" pero eso no  va a pasar... si, no hay lisergia, ni humor ácido que te permita pasar por todos los golpes   sin salir tan maltrecho. Es una especie de Araki "gus vansant-eado" , porque mientras  miraba esto no podía dejar de trazar paralelos entre esto y Mi own Private Idaho, y en el tono de Poison de Haynes (con menos arte y mas grosero, obvio).  Y sin embargo, se que parte de mi gritaba "no que horror!! Pobre !!",  en la escena de la violacion a Neil, al mismo tiempo  que otra  parte se daba cuenta del mecanismo y no podía dejar de observar y pensar que "a Neil le estan rompiendo la cara con una botella de  Jhonson´s Baby no mas lágrimas..." y ahí, con ese tipo de detalles que son de un humor terrible y amargo es cuando te das cuenta que esto es 100% Araki. (ahí, en los aliens, en la construcción del personaje de Avalyn, y  ni hablemos del "entrenador").

Las interpretaciones son fantásticas, tanto que miren,  me toca reconocer que a Joseph Gordon Levitt lo estaba detestando demasiado por esas interpretaciones en 500 dias de basura indie y que lo compararan constantemente con Heath Ledger sólo porque bueno  ahora labura con Nolan... y aquí esta impresionante.  Lo que hace que una y otra vez podamos comprobar que no es sólo el personaje, la historia  o el actor,  sino también el director con el  que te toca trabajar, el que  puede hacer que todo valga la pena o no. ¡Y no se  como no lo nominaron a los oscares! (obvio que sabemos porque no lo nominaron, estaba bromeando, nunca lo hubieran nominado a los oscares con esta película, ni a Levitt, ni a Araki, a menos que Neil fuera una chica de color de 150 kilos de los barrios bajos de Estados Unidos, y hubiera salido en el programa de Oprah)

Creo que lo que mas me perturbó de todo esto  fue el hecho de que el mismo film podría ser visto  por alguien para , no se, "alertarse sobre  la  pedofilía, para instalarlo como tema de discusión y  no se: gritar si querés gritar, llorar si queres llorar, despotricar contra el film y su director, y la necesidad de un film como este y al mismo tiempo (perdonen la grosería) usado por algún (y acá la importancia de los adjetivos: Enfermo,  transtornado, asqueroso repugnante ser que no merecería ser considerado persona??) para tirarse un par de pajas porque: tiene niños pequeños, puestas sugerentes, situaciones mas comprometidas y un reparto de adolescentes bonitos... Y lo peor: la alternativa de que todas esas dualidades estén encerradas en la misma persona que bajo una aparente normalidad (es padre o madre de familía, es tu vecino/a, va a tu  almacén, consume lo  que vos consumís, va al cine y se sienta al lado tuyo) sea un criminal de estas magnitudes capaz de arruinarle la vida a tantas personas... ven la humanidad apesta... Y aunque Araki nos muestre acá que  puede ser (casi) Larry Clark si  quiere, prefiero  al final de día  que sus jóvenes por lo menos tengan el consuelo de vivir en esos mundos tan  alucinados en los que vivían... bien lejos de la realidad de mierda, como en Nowhere, o Splendor...

Esto no es todo por hoy amantes del septimo arte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!