lunes, 7 de febrero de 2011

Movie # 419: Io sono l'amore. (2009)

Como Mysterious Skin fue un poco mas dura de lo que pensaba, y necesitaba un cambio de aire (?¿?), me fui corriendo  directamente a los brazos del melodrama Italiano de dimensiones operísticas y viscontianas para hundirme hasta las lagrimas en este monumental film de la Diosa de marfil, la incomparable y poderosa Tilda Swinton que es la figura sobre la cual descansan las dos horas de este maravilloso film.
Lo primero que creí es que no iba a soportar el tono " dramon de familia burguesa contemporanea, elegante minimalista chic e italiana"  sobre todo después de mi semana Araki. Pero estaba muy equivocada.

Lo primero que tengo que exclamar es: ¡Gracias a dios que se parece a un  Visconti! por favor, no saben como agredecen mis oidos el hecho de no tener que soportar italianos del pueblo gritándose mucho por las calles con sus caminatas bamboleantes de película de De Sica o Fellini. GRACIAS por recordar que "no tengo que meter al cine italiano en la misma bolsa" así como se gritan guarramente,  también se gritan con estilo operístico si quieren y ese es el estilo que estoy dispuesta a soportar.
Es fabuloso como el film integra la arquitectura, los lugares, la naturaleza con las personas y la música, es decir: una completa experiencia audiovisual. Es un deleite para los sentidos, como la actuación de Tilda.

Me hizo recordar a una versión italiana, operística y mas (no tanto) melodramática de "El  amante de Lady Chaterley", mezclada con El gatopardo. ¿Se acuerdan que hace poco comenté el  film Les Amants de Malle con la Moreau? Bueno, creo  que estos dos films tienen algo en común (a parte de lo obvio) y es que el final cuando llega,  es el equivalente a la revolución rusa irrumpiendo en una casa de clase alta burguesa e industrializada: presuroso, tremendo, genial; de esos que te hacen caer los lagrimones y decir ¡Así se hace Tilda!. Casi sin palabras mediante con una musica tremenda, un montaje de miradas (absortas, reprochando, ignorando y aprobando), unas actuaciones y fotografía soberbia hacen que termines llorando pero de alegría (no quiero contar mucho mas, y siento que ya adelanté demasiado pero véanla, es tan sutil, refinada, elegante y melodramática que uno quiere terminar y ponerse a escuchar opera en el ipod...)


Esto no es todo por hoy amantes del septimo arte!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!