sábado, 12 de febrero de 2011

Movie # 426: Le samouraï (1967)

Lo primero es lo primero, si era 1967, y yo veia a este tipo caminando por las calles (de paris) con un sobretodo y un sombrero,  es obvio que hacía un arresto ciudadano por portación de cara  porque ¡Es alain delon!  y esa cara es un crimen. Esa cara te sostiene por si sola un primer plano durante, no se,  3 horas, (y me quedo corta)
 Por suerte es esa cara, y ese cuerpo el que se banca por lo pronto la hora y cuarenta que dura este film de Jean-Pierre Melville, del que tengo que decir la verdad: no se si es fantástico o es  DELON el que lo vuelve fantástico. Si me ponías cualquier otro "actorcito" en un film con  tan poco dialogo y tan introspectivo como este,  yo  les digo quecreo que a los dos minutos estaba gritando: ME ABURROOOOO! (bue no para tanto) pero si. No se puede ser tan bello, tener esos ojos celestes, ese  perfil perfecto y esa boca media cínica por momentos. Es tan bello que duele mirarlo. Es como Paul Newman, es lo mismo,  una belleza que trasciende la pantalla, y terminas pensando "no hay manera de que este hombre sea una persona  real" . Y PARA  PEOR! (o mejor no se ustedes) aquí interpreta uno de los estereotipos que tanto hombres como mujeres pueden disfrutar y este es el de a"sesino a sueldo con filosofía de Samurai". 


Lo cierto es que tiene un final tremendo,  que mientras lo miraba, pensaba en cuanto me hacía recordar a Haneke con "La pianiste" es  ese tipo de actuación como la de la Hupert, casi desprovista de gestos,  pero al mismo tiempo, con esa falta de gestos dice mucho mas que si te llenara todo el film de diálogos... 







SI se lo bello y actor decente que Delon es, pero al final del dia se que me quedo con Belmondo, me distrae menos y me agrada mas... Con esto quiero decir que: Delon es demasiado apuesto para que yo me crea el mambo de asesino a sueldo, o sea ¡es Delon!  es tan bello que  distrae, como si su persona o nombre se interpusiera entre el personaje que interpreta y vos. Te dispersa y hace parecer todo el argumento un inverosimil... Ven si lo hubieran puesto a Belmondo  ¡esto no pasaba! Belmondo pese a "Belmondo" (como si su nombre fuera una marca lo digo), logra hacerte creer cualquier situación  en la que le coloque el argumento, sirve para Godard, para héroe de suspense, para drama, para acción, lo que venga. 
Ya iba a ser muy mala  y decir que la facha de uno la tiene  en carisma y  capacidad camaleónica el otro... pero los dos son fantásticos, a  su manera  de forjarse como mitos del cine. (pero sólo uno estuvo en Sin Aliento).


Esto es todo por hoy amantes del séptimo  arte!





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!