sábado, 2 de abril de 2011

Movie # 493: L'argent de poche (1976)

El post anterior dije que a veces las películas te encuentran a vos. Tenia pensado ver "El ultimo metro", y otras opciones no me faltaban:  "El niño Salvaje", "El hombre que amaba a las mujeres" "Una bella chica como yo" "La piel dulce" y "La sirena del Misissipi" -porque después ya tuve el placer de ver a las demás- pero ayer en tv me encontré con esta joya en su idioma y aspecto original... y me dije: no hay mejor manera que despedirse de este conteo con este film de Truffaut.
Si mi memoria no me falla creo que el primer film con que posté sobre el en este Blog fue, Los 400 golpes, y creo apropiado terminarlo  con otro film sobre la niñez y mas con esta obra de una solidez y una maestria absolutas.

Voy a decir una frase tremenda de la que ya estan advertidos: "El cine muy pocas veces volvió a ser lo que era en mi niñez" digo, que muy pocas veces te llega esa misma sensación que cuando sos chico no necesita mas palabras que un "gauuuuuuu" . Sólo cuando somos grandes y nos sentimos necesitados de explicar los motivos de nuestras fascinaciones y aproximaciones al universo audiovisual, es cuando necesitamos llenar o desmenuzar ese mismo sentimiento en miles y miles de palabras.

Lo que amo de Truffaut es que el me hace recordar lo que era el cine para mi cuando tenia 10 años...recuerdo que cuando miraba La noche americana pensaba que "solo se quedó con lo mejor" solo se quedó con eso que hace que uno acerque el "hacer cine" con el "hacer magia" . Y después de leer esa biografía fascinante no puedo dejar de pensar que este hombre era mi alma gemela, si lo pensaba antes de leerla, ahora lo pienso mas.
L'argent de poche  es como Slacker de  Linklater, o un The women de Cukor pero con Niños. (si en todo caso es al reves porque Truffaut cayó antes que Richard y después que Cukor en la cronología pero soy posmoderna y el orden de los factores no altera el producto). En un aspecto, es fascinante el naturalismo con el que logra unir estas historias y los personajes en ella. Pero también, esta el esmerado esteticismo en esas puestas de escenas con esos vestuarios cuidadosamente seleccionados y coloridos, que definen y delimitan personajes -sobre todo cuando no tenés mas que unos pocos segundos para delimitar un personaje- y el punto de vista en el que se ubica el relato.
Desde siempre me siento fascinada por un hecho bastante simple: ¿Que es lo que le contamos y enseñamos a los niños? ¿En que manera? ¿Con que mirada? y ni hablar del impacto que esto tiene sobre ellos. Todavía no tengo una explicación al respecto, y no creo que sea tan simple... pero creo que va por el lado de manerjar un tono no-altanero,   de mundos y universos complejos que similares a los nuestros todavía pero que cuentan con un margen para la sorpresa y el asombro que a veces "las personas grandes" solemos olvidar para la vida cotidiana.... aunque paradojicamente los films e historias para niños esten hechas por personas que dejaron hace varios años de serlos...pero que a veces están tan en contacto con su niño interno que se las arreglan para tener 50 y ser jóvenes de alma.

Truffaut no era un niñito, pero dios!!!, la escena del profesor despidiendo el curso lectivo te parte el alma... cada una de las cosas que ese profesor dice, es Truffaut.  No me vengan con Izquierdas ni derechas. (dice una de las cartas de su biografía) Cuando el dice que Izquierda y derecha se olvidan de los niños por igual. El tiene razón. Y de algún modo, Truffaut hacia de todo eso que amaba apasionadamente su causa: el cine, los niños,  las mujeres, la literatura,  por eso no es el que hoy tiene 80 años, y se nos fue tan de- repente.

¿Porqué este film es uno de los  últimos 10? Porque a lo largo de estos 500 films confirmé todo lo que mi imaginación y "bagage intelectual" -que fea palabra "bagage" como si el conocimiento fuera una carga- sabia acerca de este, mi hombre-mito favorito del cine.
Porque lo amo mas cuando se acerca a las comedias. Cuando hace comedias tiene -ya saben que de los grandes hablo en presente, el cine es inmortal- esa ligereza y esa cualidad que te hace decir "tal cual" "es así" o por lo menos "asi deberia ser la vida", pero por suerte como la vida no es así, nos podemos deleitar con su cine. Porque no tengo que elegir entre el  y Godard, me gustan los dos... pero mi corazón cinéfilo lo necesita a él y no sería la misma persona sin su obra.
Mi infancia, al igual que las de muchos no fue demasiado afortunada, ni demasiado catastrófica: tuvo sus momentos disney y sus momentos los 400 golpes., y me gusta pensar que al igual que el, para mi durante todos esos años... la vida era el cine... creo que todavía lo sigue sigue siendo. ¿Porque lo elegí? Porque soy una romántica, pero eso no quita que sea cínica, melodramática, sentimental, pero no melosa, y muy pero muy nostálgica. Y porque por mas tonto que suene, no puedo evitar decir... creo que lo amo sr. Truffaut. y si hubiera tenido la misma oportunidad que usted tuvo con Hitchcock de conocer y mantener correspondencias le hubiera escrito cosas como:

SR. Truffaut:
La primera vez que ví Jules et Jim, pensé que ningún hombre se acercó a la naturaleza humana y los sentimientos como lo hizo usted. Es un Melodrama naturalista, es un canto a la amistad y es un canto a la vida - y la muerte- pero por sobre todas las cosas es una  historia de amor.
Desde que vi su film tuve la certeza de no estaba tan sola en el mundo, y que para mi también el amor es algo que incluye la posibilidad de que existan días en los que quiera arrojar un auto con mi amante por un precipicio, pero se que también es amor lo que me impide hacerlo. Tengo entendido que su film lo ha traído a mi país, al festival de cine de Mar Del Plata, pero no he tenido la oportunidad de verle, y estrechar su mano diciendo -tal vez muy tontamente, y con las palabras atragantadas por la emoción- "Usted es un maestro, usted es un genio,  y su película es un acto de amor".
Estoy segura que su cine excederá el tiempo y el espacio, que usted será recordado entre los grandes, Ophüls, Cukor, Hitchcock, Minelli, Capra, siempre será recordado, y admirado. Porque los románticos de este mundo no vamos a dejar, al igual que Jules y Jim, que los conflictos políticos, los principios artísticos o las guerras de una época interfieran en el conocimiento y re-conocimiento de su obra.
Con su pluma sus escritos cambiaron la manera de pensar el cine pero con su cámara usted nos recuerda, y recordará por siempre, que "hay razones del corazón que la razón no entiende". Usted me recordó que es lo que amaba del cine en primer lugar, en una época de mi vida en la que no sabía para donde arrancar. El cine es esto, el cine es esto por lo que vivo,  es la posibilidad de ver como LA MOREAU lleva  a cabo su ideal de hacer de cada día su vida sea una obra de arte... y lidiar con las consecuencias. El cine es eso que nos permite vivir experiencias y asomarnos a mundos posibles a todos aquellos que no queremos pagar las consecuencias en carne propia. Usted las sufre en carne propia, porque usted hace cine, lo vive, y nos hace creer por dos horas que lo vivimos con usted. Quienes lo critican deberían entender la grandeza y todas las dimensiones de su trabajo y de como es imposible separar a un artista de su obra.
 Lamento la prosa inconexa pero la admiración que siento me impide ser mas lógica y objetiva. Soy simplemente una cinéfila declarando por escrito su admiración por un héroe. Y la admiración excede a todo, incluso la lógica.

Saludos Cordiales de una chica cinéfila.

Esto es todo por hoy amantes del séptimo arte!

PD: si estoy mas allá de la locura en realidad...Esa carta lleva 49 años de retraso. Ahora no vale ni cuenta que diga que "Soy una persona muy pragmática y extremadamente racional".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!