martes, 29 de agosto de 2017

Ensayo| Cine y Glam Rock.

Introducción offtopic:


 Que amo a David Bowie lo saben ¿No? Bueno se lo enteran ahora, entonces. Hace muchos años atrás cuando ni pensaba que el podía desaparecer de la faz de la tierra para volver a su lugar en el Espacio de donde llegó, me tocó dar una clase en la Universidad en la que trabajaba sobre Glam en el cine y la influencia de eso en el Queer cinema y mucho mas. Era una clase de cuatro horas en las que despotrique Bowie por cada poro de mi ser.
De esa clase salió una edición de un video pensado para ir ilustrándola a medida que iba desarrollando el tema.
*No crean que me olvide que les debo un VideoCast de peinados raros en el cine* pero mientras preparaba eso del pasado, me encontré con esto que no creí merecía la pena desperdiciar. Solamente espero que la política de Youtube no me baje el vídeo porque me pondría muy mal. ¡Suben cada cosa y a mi me bajan todo! Sin embargo voy a acompañar esto con un breve texto para que el vídeo tenga mas sentido de ¿Por qué tiene los fragmentos esos? Aunque creo que en su extensión se entiende el porque.

Long live the glitter!


Inicio del ensayo.


El Glam rock es un movimiento que surge en Inglaterra y el termino fue acuñado en honor a Gary Glitter, para destacar a la facción mas comercial y festiva. Su estrella primigenía fue Marc Bolan, lider de la banda T- Rex. De quien observamos en el video el cameo de Placebo, cantando Twenty century boy. Dicho cameo es del film que desborda Glam llamado Velvet Goldmine (201) dirigido por Todd Haynes. 
Pero antes, mucho antes, el Glam tuvo su influencia mas temprana en el cine. Hablamos de The rocky Horror Picture Show (1975) dirigida por Jim Sharman con un reparto de desconocidos (en ese entonces) que se volvieron de culto. Tim curry a la cabeza como el andrógino, transvesti, extraterrestre de Transilvanía transexual, el docto Frank N Further.

Volviendo mas a la contemporaneidad encontramos un nuevo héroe que excede el transvestismo y la transexualidad. John Cameron Mitchel (exponente de eso que se llamó en los noventa el Queer cinema) encarna, escribe, dirige, produce: Hedwig and the angry inch. Un musical glorioso sobre una nueva especie de heroína Glam.

La influencia de David Bowie en el cine tiene sus ecos en realizadores muy dispares. Tambien el hecho de que el propio artista fuera actor en cine y televisión expande su trayectoria y sus influencias desde el comienzo de los setenta hasta la actualidad, y la posteridad.

Querer abarcar a David Bowie nos llevaría libros y libros, nos rasgaríamos las vestiduras tratando de entender tanto ingenio al servicio del artificio y espectáculo. Hay universidades que enseñan cátedras sobre él. Hay libros (Como Golpe de un rayo de Simon Reynolds y tantos otros) que desarrollan el tema. Yo simplemente me limité a editar algunas de sus apariciones en cine y tv y su modo de impulsar el debate sobre el artificio, la espectacularidad y la sexualidad ambigua en el proceso de su carrera polifacética.

Baz Lurhmann y Tod Haynes son los dos directores sobre los que se centran los últimos minutos del video, sobre su concepcion del papel y el rol de la música, los covers y la renovación de los temas. Remix, postmodernidad, citas infinitas mediante son dos realizadores que se caracterizan por empujar constantemente sus estéticas. Uno mas popular que el otro pero ambos artistas con una concepción de la puesta en escena que supera lo habitual. Haynes en Velvet Goldmine, Im not there y Lurhmann con Romeo + Julieta y Moulin Rouge! nos permiten fagocitar toda la cultura pop de los ultimos veinte o treinta años.

Termino colocando el video ensayo, que presenté en clase. Se que no lo acompañé con un gran texto pero quería compartirlo con ustedes:






Quiero terminar este post con mi colaboración en la Revista The 13th con motivo del deceso de David Bowie y una edición homenaje , aquí escribo mi parecer sobre The man who felt to earth, The hunger y Merry Christmas mr lawrence:

sábado, 26 de agosto de 2017

Offtopic | Iniciativa Seamos Seguidores

Ok no creo que todo se reduzca a los seguidores pero me gustaria ver mas interacción en los comentarios de las entradas y saber si los ciento y pico que ahora me siguen ¿Aún siguen ahí? después de tanto tiempo. Se me ocurrió promover esta iniciativa. Si ya los seguía de antes, prometo que los sigo con otra cuenta. :) Asi se cumple el trato.




Esta Iniciativa la vi muchas veces y por una cosa o por la otra nunca armaba la entrada en cuestión, pero hoy los planetas se alinearon y acá estoy escribiendola con una sonrisa enorme esperando conocerlos. Conmigo no solo se ganan una seguidora, sino una lectora que se va a pasar por sus entradas y va a dejar su pequeño granito de arena, porque me gusta leer y comentar, y espero que a ustedes también.

Sin más espero que nos sigan y dejen en los comentarios sus blogs y si aún no participas de la iniciativa te invito a que te lleves la imagen y armes una entrada al respecto para ayudar a difundirla.

¡Nos leemos amantes del séptimo arte!

viernes, 18 de agosto de 2017

Serial Killer | Pretty Little liars Season #1 #2 y #3

Introducción Offtopic:

Me debatía en poner reseñas de series en el blog pero ¡Que demonios! miro series para tirar al techo (generalmente) y me gusta comentarlas. Por ejemplo, son terribles los chats que tengo apenas termino de ver el episodio de Game of Thrones junto a amigas y amigos. Lo mismo ocurre ahora, twitter y Twin peaks.



Por eso los invito a leer sobre mi parecer de esta serie.


Crítica:


Serie terminada en siete temporadas que gira sobre el misterio de ¿Quien es A? y (por ahora) ¿Quien asesinó a Alison Dilaurentis? Centrada en cuatro amigas (Aria, Emily, Spencer y Hanna) que deben volver a reunirse luego de esta tragedia y estan bajo la presión de que una persona misteriosa las atosiga con secretos del pasado y del presente.

Ok me vi tres temporadas de esto. Así que mejor me administro pues me falta mas de medio viaje.

La serie se va oscureciendo con el paso del tiempo. Hay una especie de inverosímil en el que las matemáticas hacen agua y es que la ultima noche de Alison fue la noche mas movida del planeta y aparentemente todos estuvieron allí. Esas cosas me dan un poco de gracia aunque admito que dejo mi cerebro al lado y me pierdo en el misterio que la historia comienza a dibujar.


La primera temporada es la mas simple. Es el planteo de conflictos que luego se dejan de lado (ejemplo los problemas alimenticios de Hanna solamente son esbozados y luego nada.) con la aparición de una especie de "culpable" de todos los problemas de las pequeñas mentirosas.

La temporada cierra y para serie juvenil te deja una sensación templada. No es adictiva como Gossip Girl, si usan vestuario hermoso a lo loco a los que un adolescente solo puede soñar y por ultimo hasta es un poquito cliché. (Esperen ¿Dije poquito? MUCHO MUCHO CLICHÉ, TONELADAS) 


La segunda temporada comienza justo donde termina la primera y ¡Oh sorpresa!: hay mas bardo de los que aparentaba en un comienzo el drama de Ian, el esposo de Melissa. Puntos para los escritores por su habilidad para enquilombar todo y estirar el argumento, además de los posibles sospechosos. Para cuando llega el final de la temporada, realmente estás al borde del asiento y  contando quien es el sospechoso. Todo cierra en un baile de máscaras y develando la "verdadera" identidad de A. Directamente en termina en la casa de la locura y acá hay un punto de inflexión en el show.

La tercera temporada es diferente. Mas oscura y mas peligrosa para las chicas. Como que a medida que el juego se amplia las chicas pierden mas cosas y eso es punto para los autores que no se como hacen con un manojo de personajes para tirar tantas puntas juntas. El juego es mas de gatos conocidos y encapuchados y la aparición de una "enemiga", una lider de todo el grupo A a la que se hace referencia como "red coat" (Abrigo rojo).

Bueno ya van a caer en cosas como "Este es A" no esperen... La yegua es tan A y Alison es lo peor del planeta pero nunca supera a la reina adolescente prostituta y drogadicta de Laura Palmer (I'm Sorry for that) Despues van a pensar cosas como que todos los adolescentes lucen de 30 y parecen mas cerca de mi edad que de los 16. Y probablemente muchos horrores mas pero ¿Saben que? ¡Voy a terminar las cuatro temporadas que me faltan! Porque no puedo entender como le hicieron para estirar tanto.
Lo que es peor es que estoy leyendo la segunda novela porque si soy malvada cuando me toca perder el tiempo con cosas malas que no se pueden dejar de enviciar.

¿Ustedes miran la serie? ¡No me digan quien es A! jaja 

domingo, 13 de agosto de 2017

Crítica | Not another happy ending (2013)

Introducción offtopic:


Soy una especie de escritora amateur pues aún no he logrado materializar mis sueños y pesadillas bajo la forma de un libro físico. Por otra parte amo las comedias románticas y son un vicio para mi. De hecho no discrimino  calidades y hasta disfruto  de esas comedias ligeras y por que no ? "Boludas" de Hallmark chanel. La verdad es que suelo mirar y leer películas y novelas de dudosa calidad ¿Por que esa actitud de consumir cosas malas a sabiendas? No me lo puedo explicar pero mis días cinéfilos y seriefilos tienen esa paradoja constante de que soy capaz de ver cosas muy simples y televisivas con la misma capacidad que puedo ver cine arte. Dicho esto pasemos a la crítica de esta comedia romántica.

Crítica

Tengo cierta fascinación por las películas que tratan sobre escritores y sobre todo por plasmar el proceso creativo. Es una obsesión muy particular por que según la época, siempre hay algo de romanización de la profesión que se mantiene estático. Pienso en historias que van desde Moulin Rouge! hasta esta que reseño hoy. No se como explicarlo mas sencillo. Los autores hombres son todos sufridos y taciturnos viciosos que escriben en máquinas remintong, pero cuando de mujeres escritoras se trata o es una excusa para hablar de su sexualidad o son neuróticas en comedias como estas, en los que la escritura es un mero adorno.
Adoro a Karen Gillian ella es simplemente divina y por mas que la hayan vestido de hipster es muy cool para el papel y parece una imitación de una escritora que una escritora real.





Jane Lockhart es una autora que se vuelve un exito total en su Escocia natal con un libro al que su editor le puso -segun ella- el horrible nombre de "Happy Ending". Tom Duval (Stanley Weber) es el editor que intentará hacer lo imposible para que su escritora sea miserable y pueda terminar su segunda novela que tiene pactada en el contrato de edición.

Así que ella es neurótica y hornea continuamente y él es medio psicópata peligroso, si lo analizamos bien. Me encanta cuando las comedias románticas presentan personajes nocivos para la vida real. Cuando se vuelven el claro ejemplo de lo que NO debería ser un romance. Por favor... (¿Alguien dijo Cincuenta sombras de Grey como máximo exponente de esto?) XD bueno. La película se esconde tras una apariencia entretenida y ligera a unos personajes disfuncionales que no son lo suficientemente encantadores para la audiencia. 


Destaca el padre ausente y ahora presente de Jane que no es otro que el mismo padre de Billy Elliot (2000) (¿Paren Billy Elliot cumple 17 años YA? Me siento vieja :( claramente.) Ideal si aman una comedia en donde los protagonistas se van a quedar juntos desde el comienzo pese a que son ambos una maraña de complejos y pretenden que son muy superiores para enamorarse y esas cosas o si son fans de Karen de sus épocas de Amelia Pond.


                                     


                                                    3 claquetas de 5

viernes, 4 de agosto de 2017

Ensayo | Descubriendo a Bayón Herrera y Olinda Bozán (Part 1)

No soy muy buena espectadora de cine nacional pero si se lo que me gusta del cine y eso es la época dorada del mismo. Soy una tonta fanática del uso del "tú" en lugar del "Vos" y por las historias contadas dentro del clasicismo.  Me  gustan esas comedias de teléfono blanco y sobre todo me encanta Sandrini. Luis Sandrini is Laif. Cuando hace comedia me descostillo, cuando hace drama lloro como una boba y básicamente amo toda la época que va de los cuarenta, cincuenta y primeros años de los sesenta. Después de los sesenta siento que todo se va al carajo (y no solamente para la historia Argentina.)

El año pasado descubrí a la que se convertiría en mi actriz referente favorita del cine nacional. Afuera Catita, que entra la señora Olinda Bozán.

Originaria del Teatro Nacional, casada con Pablo Podestá, esta mujer simplemente es increíble. Intuituiva, con una ductilidad y unos aires de clown que hace temblar a mas de uno que osa llamarse actor. Su apariencia es tosca por lo que no te seducirá su look, sino su talento puro y brillante con un timing ideal para todo.

La descubrí por primera vez en la película "La danza de la fortuna" que es una secuela de otra película tambien dirigida y escrita por Bayón Herrera, por lo que en el proceso también descubrí a su director.

La historia en verdad comienza con ella y Luis Sandrini en el Film "La casa de los Millones" en la que ella interpreta a Doña Fulgencia, una ex mucama que se ha casado con un millonario que la dejó viuda y ahora es una fiera insoportable que espanta a todos los sirvientes, excepto a su Mayordomo (Héctor Quintanilla) y a Fortunato Rico, (Luis Sandrini) que es el hombre todo terreno que llega a la mansión de la no tan distinguida dama.



Les recomiendo muy fuerte ver la siguiente película aunque no hayan visto La casa de los millones. La danza de la fortuna es una locura total. Los gags pergeñados por su director son tan afilados y son tantos que nos recuerda lo que es el poder de una comedia cuando es buena y está bien escrita y mejor actuada. Como fan del buen cine solamente aspiro a que llegue el día en el que se me ocurran una serie de locuras y cuente con un reparto tan genial como para lograr una comedia así.





Otro día les hablo mas sobre los films en si, esta es simplemente una primera parte para compartirles mi emoción y mis risas surgidas de la conjunción de dos películas brillantes y para hablar de estos (tres) grandes del cine nacional, uno mas reconocido y loado que los otros dos. Pero ya vamos a cambiar eso.

¡Saludos amantes del séptimo arte!