viernes, 13 de julio de 2018

Crítica| The silenced (2015)

Suspiria Coreana

Sishuko es una joven con todos los signos de estar padeciendo una severa tuberculosis. Es 1938 y la actual Seúl, está tomada por el ejército japónes. En ese marco bélico, la familia de la muchacha decide dejarla en una "Escuela/asilo" en la que se recuperará (o no). La promesa en dicha escuela es que las dos alumnas mas fuertes serán enviadas a estudiar a Tokio.

Ese es el inicio del argumento de este film de terror que parece tratar de escribir de una manera asiática ese tópico que es "muchachas encerradas en un sitio tenebroso". Hay películas notables sobre dicho tópico y una de las fundamentales y mas reconocida es la italiana (Y pronta a estrenar Remake) Suspiria. Que ambos sean colegios muy extraños hace que todo resulte perturbadoramente similar en algunos aspectos y diferente en otros.



En esta película las muertes no están desarrolladas con el objetivo del disfrute del desarrollo de la escena, y el argumento, por lo menos intenta mantener las muertes fuera de campo. La historia posee una atmósfera ominosa en el centro en donde le someten a distintos tratamientos con drogas extrañas.

La violencia va creciendo  al igual que la amistad entre las dos posibles candidatas. La historia es lenta y esta llena de momentos inusuales que dejan al espectador tratando de razonar ¿Qué fue lo que vi? La historia tiene sus buenos sustos, pero oscila entre la amistad de Shishuko  (Ko whon Hee) y Yuka (Ye ji Kong) y los secretos de la PELIGROSA institución.



La última media hora es cuando todo se vuelve realmente extraño para un relato de época y con ciertos aspectos sacados de una historia de Marvel. (No quiero decir súper mujeres pero...) esa conclusión enloquecida de muertes tras muertes con cierto delirio visual da por resultado que nos preguntemos "¿Que película estuve viendo? ¿Una de terror o una de ciencia ficción?"

La fotografía y la estética cuidada es simplemente hermosa. Se nota que es una película muy cuidada visualmente y para serles sincero es todo lo opuesto a Suspiria con sus colores enloquecidos. Los colores son verdes y marrones con el uso especial del rojo que se lo reserva para causar impacto en la escena y focalizar la atención. Desde lo rojo de una comida hasta la droga y las flores que nacen en los cuartos abandonados de la institución en donde ambas amigas tienen su refugio.



El final es amargo y triste. Tenía que escribirlo. Suceden tantas cosas que cierra con un flashback que es para que se te caiga un lagrimón.

Mi puntaje:


3, 5 Claquetas de cinco claquetas.



2 comentarios:

  1. ¡Hola, Jime!
    Nunca he visto una pelicula coreana pero si que son historias que te sacan lagrimas (lo digo por mi experiencia con los dramas) no se que tienen en la cara que me dan ganas de llorar cuando los veo actuar JAJAJA, me dio cosita lo que nos contaste y no se si salga perturbada de verla asi que me lo pensare dos veces.

    ¡Nos seguimos leyendo!

    ResponderEliminar
  2. Me hiciste acordar a un amigo que odia como actuan los asiáticos en especial los japoneses, no puede con ellos y me dice que son malos actores a lo que le digo malo es Takeshi kitano en Battle royale, alto villano jajaja pero son gustos. Creo que los coreanos tienen el relato todavía mas occidentalizado que los japoneses o chinos. Besos y nos leemos!

    ResponderEliminar

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!