viernes, 4 de agosto de 2017

Ensayo | Descubriendo a Bayón Herrera y Olinda Bozán (Part 1)

No soy muy buena espectadora de cine nacional pero si se lo que me gusta del cine y eso es la época dorada del mismo. Soy una tonta fanática del uso del "tú" en lugar del "Vos" y por las historias contadas dentro del clasicismo.  Me  gustan esas comedias de teléfono blanco y sobre todo me encanta Sandrini. Luis Sandrini is Laif. Cuando hace comedia me descostillo, cuando hace drama lloro como una boba y básicamente amo toda la época que va de los cuarenta, cincuenta y primeros años de los sesenta. Después de los sesenta siento que todo se va al carajo (y no solamente para la historia Argentina.)

El año pasado descubrí a la que se convertiría en mi actriz referente favorita del cine nacional. Afuera Catita, que entra la señora Olinda Bozán.

Originaria del Teatro Nacional, casada con Pablo Podestá, esta mujer simplemente es increíble. Intuituiva, con una ductilidad y unos aires de clown que hace temblar a mas de uno que osa llamarse actor. Su apariencia es tosca por lo que no te seducirá su look, sino su talento puro y brillante con un timing ideal para todo.

La descubrí por primera vez en la película "La danza de la fortuna" que es una secuela de otra película tambien dirigida y escrita por Bayón Herrera, por lo que en el proceso también descubrí a su director.

La historia en verdad comienza con ella y Luis Sandrini en el Film "La casa de los Millones" en la que ella interpreta a Doña Fulgencia, una ex mucama que se ha casado con un millonario que la dejó viuda y ahora es una fiera insoportable que espanta a todos los sirvientes, excepto a su Mayordomo (Héctor Quintanilla) y a Fortunato Rico, (Luis Sandrini) que es el hombre todo terreno que llega a la mansión de la no tan distinguida dama.



Les recomiendo muy fuerte ver la siguiente película aunque no hayan visto La casa de los millones. La danza de la fortuna es una locura total. Los gags pergeñados por su director son tan afilados y son tantos que nos recuerda lo que es el poder de una comedia cuando es buena y está bien escrita y mejor actuada. Como fan del buen cine solamente aspiro a que llegue el día en el que se me ocurran una serie de locuras y cuente con un reparto tan genial como para lograr una comedia así.





Otro día les hablo mas sobre los films en si, esta es simplemente una primera parte para compartirles mi emoción y mis risas surgidas de la conjunción de dos películas brillantes y para hablar de estos (tres) grandes del cine nacional, uno mas reconocido y loado que los otros dos. Pero ya vamos a cambiar eso.

¡Saludos amantes del séptimo arte!


4 comentarios:

  1. hola Jimena! un placer visitarte y compartir tu blog! gracias, enorme entrada, saludosbuhos.Nosotras somos seguidoras del cine en blanco y negro, nos encanta por la magia que contiene.Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar y me alegro mucho que sean seguidoras, creanme que con estas dos se van a reir mucho! besos y nos leemos!!

      Eliminar
  2. Hola, Jimena. Me gustan mucho las películas pero no salgo mucho de Hollywood y las mexicanas. Como es bueno variar me llevo esta recomendada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ahora estoy en mi etapa descubriendo clásicos Argentinos de los cincuenta pero te entiendo, es muy difícil romper el circulo de Hollywood! PD: me debo mucho cine mexicano de los cincuenta también! besos y nos leemos!!!

      Eliminar

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!