jueves, 10 de enero de 2019

Crítica| High Society (2017)

¡Hola amantes del séptimo arte!

¡Es la primera entrada del 2019! ¿Como la están pasando? (Yo con muchos doramas pero eso se los contaré después en próximas entradas)

Hoy les traigo una especie de "comedia" alemana que la verdad creí que iba a ser cliché pero tuvo unos giros intensos que no esperaba, solamente estaba siguiendo al diamante de Jannis Niewöhner y me topé con esto.

Es la primera película que  veo de Anika Decker pero la gráfica, el trailer y la productora (Warner bro.) me hicieron pensar a ese mal que aqueja a todos los cines y es cuando las historias comienzan a parecer un sinónimo de Hollywood. En otras palabras pensaba que iba a ser un cliché romántico hueco y sobre todo cómico pero vayan a saber el chasco que me llevé cuando la cosa se puso media dramática por la mitad de todo.

Anabel se entera que es una beba cambiada y lo que parecía que iba a ser una comedia ligera sobre una richachona (de allí el nombre High Society, si el título original es en ingles) que se vuelve pobre y una pobre que se vuelve rica...se vuelve una cosa un poco mas profunda (pero no tanto).



Emilia Schule como Anabel, se roba la historia. Su personaje no es tan frívolo como el trailer hace creer que es, aunque si es realmente una especie de Serena Vanderwoodsen alemana. Su reacción cuando se entera que su madre no es su madre biológica la lleva a cometer boludeces una tras otra, pero la primera es no renunciar a su orgullo y marcharse a vivir con su hippie y pobre madre biológica y a pelearse con Yann, policia y novio de Aura, la otra muchacha intercambiada.

Si bien Jannis como Yann es lo mas (escena innecesaria sin camisa incluida para deleite del público, esa cosificación si se puede ver! XD) hay cosas medias macabras o dramáticas que están poco desarrolladas y solamente interfieren en la narración, como las insinuaciones del hermano con su verdadera hermana, (Definitivamente no graciosas) o el padre en coma de la protagonista (Definitivamente inesperado).


La banda sonora es casi toda con canciones pop en inglés y esta norteamericanización en película alemana me sorprende. 

La verdad es que pensaba que sería mas graciosa. Aunque tiene sus momentos y Gags, lo que mas me gustó es que Anabel aprende a no ser tan frívola y descubre su verdadero amor (luego de venderse como prostituta de alta gama?... si lo que leyeron, completamente inesperado también).

Ver esta película me hizo pensar en ciertas cosas como ¿Que tan americano es el cine popular alemán? ¿Es esta película popular o es mas clase B? ¿Acaso Emilia Schule es como una Lali Espósito alemana? ¿No les ocurre que a veces miran el cine de su país y sienten que copian mal fórmulas americanas? Personalmente me gusta el cliché americano pero no acostumbro a ver buenas adaptaciones al estilo propio del país.


Son tres claquetas y es una por la música, una por Jannis y la otra por Emilia que me cayó de mil.

                                                         3 claquetas de 5

1 comentario:

¡Gracias amante del séptimo arte por comentar en mi blog!